Nuestras Perlas

Las perlas cultivadas son todo un mundo por descubrir. No sólo crecen en aguas saladas, sinó que también las hay de aguas dulces. En Vasari conocemos todos los secretos de estas maravillas y estamos a la disposición de nuestros clientes para asesorarles en la elección perfecta.

Freshwater, Akoya, Golden de los Mares del Sur, Australianas, Tahití... son nombres exóticos que evocan paraísos perdidos. Cada perla tiene su personalidad y su aplicación ideal. Sólo se trata de saberlas descubrir y conocer. Toda una aventura para la cual en Vasari somos unos maestros.


En Vasari proponemos una amplia gama de perlas, desde las más básicas hasta las más espectaculares, siempre con el máximo nivel en cada variedad. Sólo seleccionamos ejemplares impecables y que responden a los parámetros y estándares de calidad más exigentes.



LAS PERLAS FRESHWATER

Las perlas Freshwater están cultivadas con moluscos en lugar de con ostras. La gran mayoría de la producción mundial ha crecido en los lagos, arroyos y estanques de China. Tienen una larga historia que se remonta al año 2206 AC, cuando las perlas provenientes de aguas dulces ya eran utilizadas para pagar impuestos. Ya en el siglo XVIII figuran en antiguos documentos como por ejemplo el diccionario chino Kangxizidian.

Este tipo de perla crece más rápidamente que las perlas de agua salada. Además, un solo molusco puede acoger diversas perlas al mismo tiempo, mientras que las de agua salada solamente producen una. Las perlas Freshwater reciben un tratamiento exquisito: primero se cultivan en granjas de regiones del sur, donde crecen más rápidamente, y después trasladan los moluscos a las regiones más gélidas del norte, de cultivo lento, para producir un nácar compacto con mejor lustre y color.



Las hay en gran variedad de colores, desde el blanco hasta el púrpura, pasando por toda la gama de colores rosa y melocotón.


Estas perlas son una opción asequible, a menudo las adquieren los compradores noveles. Las Freshwater se aplican en diversos estilos de joyas, tanto clásicas como contemporáneas, para ajustarse a una gran variedad de clientes. En los últimos años estas perlas han conseguido una mejor esfericidad y talla, lo que las sitúa en un buen nivel en el mercado. Vale la pena también remarcar que sólo el 2% de estas perlas son perfectamente redondas. En consecuencia, Vasari deja de banda el 98% de la producción y reserva este 2% a nuestros clientes.



LAS PERLAS AKOYA

Las ostras Akoya viven en el mar de Japón, en unas bahías de una profundidad máxima de 5 metros. Son mares tranquilos con pocas olas y con temperaturas constantes, de entre 15 y 23 °C. Este clima ideal hace que las perlas presenten un lustre brillante y una riqueza de color única, hecho por el cual las perlas han adquirido fama mundial. Su gama cromática puede oscilar entre el blanco, el crema, el rosa, e incluso el rosa plateado.

Estas ostras son las ostras de cultivo más pequeñas del mundo y las perlas Akoya tienen una medida de entre 3 y 10 mm. Son perlas cultivadas perfectamente redondas, símbolo de elegancia y belleza, que se han convertido en las perlas ideales para adornar alguna de las piezas más sublimes de la joyería mundial.La medida más popular de la sperlas Akpya se sitúa entre los 6 y 8 mm, y son una excelente elección para los compradores que desean iniciarse en este mundo. Son magníficas compañeras, sea cual sea la edad de la clienta, ya que son al mismo tiempo sofisticadas y juveniles.



LAS PERLAS GOLDEN DEL MAR DEL SUR

Estas especialísimas y opulentas perlas son producidas por la ostra golden-lipped, que también puede producir perlas blancas de extraordinaria luminescencia. Crecen en las aguas cálidas del sureste asiático, donde el clima oceánico tropical les proporciona su espíritu cálido y el color dorado totalmente natural, equivalente al color del oro puro.



La tonalidad de las perlas puede variar desde un color champán hasta un oro profundo, que es el color más raro y preciado de las perlas Golden.


Se recogen cuando alcanzan unos 9mm y pueden ser redondas, ovaladas, en forma de lágrima o con formas barrocas. La elección del color depende del estilo de cada persona, de su gusto y su entorno cultural. Son las perlas ideales para aquellos que buscan ejemplares únicos por el desafío de encontrar varias de estas inusuales y especiales perlas con una talla, color, tonalidad y lustre iguales.



LAS PERLAS AUSTRALIANAS O PERLAS BLANCAS DEL MAR DEL SUR

El Mar del Sur, que rompe contra la costa norte de Australia e Indonesia, es el hábitat de las grandes ostras silver-lipped, conocidas como Pinctada Maxima, que dan origen a la famosa perla blanca del Mar del Sur, o perla Australiana. Esta impresionante ostra puede llegar a alcanzar los 30 cm de diámetro y produce perlas que se recogen a partir de los 9 mm. En esta categoría se encuentran algunas de las perlas más grandes, raras y valiosas del mundo.



Su apariencia opalescente, sutilmente cambiante bajo la luz natural, hace que sean una verdadera maravilla de la naturaleza.



Presentan un magnífico lustre blanco satinado gracias al grosor de su nácar, adquirido tras un cultivo de entre 18 y 24 meses. Estas perlas pueden ser esféricas, ovaladas, en forma de lágrima, o de formas libres barrocas, y su medida oscila entre los 10 y los 15 mm.



LAS PERLAS DE TAHITÍ O PERLAS GRISES DEL MAR DEL SUR

Es la reina de las perlas y es famosa por su misterio y por su capacidad de impacto. Estas perlas son producidas por la ostra black-lipped, conocida como Pinctada Margaritifera, originaria de los mares de Tahití. Sus aguas profundas, cálidas y pacíficas, la complejidad del clima y las corrientes oceánicas, se combinan a la perfección para producir una de las criaturas naturales más bellas e inolvidables del mundo. Sus formas pueden ser esféricas, ovaladas, con forma de lágrima o barrocas.



Tienen un espectro cromático diverso, con tonalidades intensas, que pueden ser gris metálico, toda la gama de tonos pistacho, y van hasta el negro medianoche con matices verdes, rosados o azules.


Algunas perlas de Tahití de extrema calidad muestran lo que se conoce como color Peacock – o pluma de pavo real- una perla única y valiosísima que combina el verde, el rojo y el púrpura. Son una excelente opción para las clientas aficionadas a las perlas que desean disfrutar de una variedad nueva y exclusiva. La medida más popular se sitúa entre los 8 y los 13 mm.

Las perlas negras de Tahití son la última tendencia en joyería. Por esta razón en Vasari les prestamos una atención especial ya que sabemos que es muy difícil encontrar dos perlas iguales y sabemos explicar a los clientes las extraordinarias características de estas maravillas, que son las piezas más buscadas por los amantes de las joyas.